• TURISMO Y CULTURA

Alfonso X

Antoine

Godoy

Evora - Tesoro


HISTORIA


Edad Antigua

La ciudad de Sanlúcar de Barrameda se envuentra ubicada en lo que se supone fue el núcleo de la antigua civilización de Tartessos, aunque no ha habido en el término municipal ningún hallazgo arqueológico correspondiente a esa cultura. Sin embargo, sí se han encontrado hallazgos prehistóricos y de la Antigüedad, como el Dolmen de Hidalgo (en El Agostao), el Ídolo cilíndrico del Cortijo de la Fuente, el Tesoro de Ébora (hallado fortuitamente en el Cortijo de Ébora), el Bronce de Bonanza, El Tesorillo (santuario dedicado a Astarté) y el Pozo de los Caveros, éstos dos últimos en el zona conocida como Pinar de la Algaida.

Las geografías antiguas de Avieno, Estrabón y Pomponio Mela mencionan dos enclaves de importancia que estaban dentro del actual término municipal de Sanlúcar: el Luciferi Fanum y la ciudad de Ebura o Ébora. El primero, “el templo del Lucero”, podría identificarse con el Santuario de El Tesorillo y el segundo parece que estuvo en el actual Cortijo de Ébora, cuyo nombre conserva parte del antiguo topónimo.

Otros autores conceden a Sanlúcar una antigüedad de 400 años antes de Cristo, otros le atribuyen 1.703 años antes de Cristo y hay otros autores que la consideran fundada por los turdetanos el 434 a. de Cristo.

El culto al Santuario del Lucero desaparece en época romana quedando únicamente como vestigios de su presencia los restos de una aldea de pescadores que estaba localizada en la zona conocida como Pinar de la Algaida, en el lugar denominado El Tesorillo.

Del paso de los árabes apenas quedan vestigios, aunque el escritor Ramón Elías manifiesta que el setecientos catorce fue el año en que los moros tomaron Sanlúcar y Ramón Ulises Blanco en su libro "Apuntes de un viajero", explica que la población antigua de Sanlúcar fue arrasada, destruida y tomada por los moros el año setecientos catorce.

Edad Media

En el año 807, los normandos con sus escuadras entran por el puerto de Sanlúcar en el río Guadalquivir y lo remontan hasta Sevilla, saqueando y llevándose un botín considerable en sus saqueos, aunque tuvieron que desistir por la reacción que tuvieron los habitantes de la población.

Con ello se inició un periodo de continuos intentos de dominación del territorio, por parte de los normandos, siendo una y otra vez derrotados por los musulmanes hasta que la flota de Mohamed I de Córdoba los derrota y expulsa definitivamente.

Sanlúcar fue conquistada para la cristiandad en el año 1.264 en el que el rey Alfonso X tras rendir el cerco de Jerez, expulsó a los pobladores musulmanes y "poblola de caballeros e homes fijos daldo e de otras buenas compañas, e dende fue a Vejer e Medina Sidonia e a Rota e a Sant Lucar...".

El primero de mayo de 1285 Ayyad Al-Asseni ataca el castillo de Sanlúcar, matando un buen número de pobladores. El ataque se repitió el 6 de mayo, día en que halló desprevenidos a los habitantes, que se encontraban fuera de la fortaleza en los campos.

El cuatro de abril de 1295 el rey Sancho IV promete verbalmente el señorío de Sanlúcar a Alonso Pérez de Guzmán por su heroica intervención en la defensa de la Plaza de Tarifa, aunque el rey muere sin hacer efectivo el señorío.

Sería el rey Fernando IV quien confirmara la donación de " la villa de Sanlúcar "con todos sus pobladores, términos y pertenencias, y los pechos y derechos que allí tenía y deber había".

Edad Moderna

Por su situación estratégica, la ciudad fue protagonista de la exploración, colonización y evangelización de América entre los siglos XV y XVII además de ser sede de la capitanía general del Mar Océano y Costas de Andalucía. Grandes aventureros como Colón, Magallanes o El Cano salieron rumbo a las Américas desde el Puerto de Sanlúcar.

Dos hechos suponen la decadencia de la ciudad: El primero de ellos tiene lugar en agosto 1641, cuando supuestamente Sanlúcar de Barrameda se convierte en el centro del complot que pretendía crear el reino andaluz bajo el auspicio, entre otros, del duque de Medina Sidonia, don Gaspar Pérez de Guzmán. Esto terminaría con el destierro de Sanlúcar del duque de Medina Sidonia, que no volvería jamás a la ciudad y que terminaría con la Real Cédula que dicta el rey Felipe IV en Zaragoza por la que se incorpora Sanlúcar de Barrameda con sus términos y jurisdicciones a la corona.

El segundo hecho tendría lugar en mayo de1717, cuando el rey Felipe V, impulsado por su primer ministro, cardenal Alberoni, traslada la Casa de Contratación desde Sevilla a Cádiz, lo que supuso el traslado de la mayoría de los comerciantes a Cádiz y El Puerto, con lo que el esplendor de la ciudad se viene abajo. Ahora bien, muchos de los cargadores a Indias siguieron establecidos en la ciudad, comerciando y construyendo magníficos ejemplos de casas, como la Casa de Arizón.

Los siglos XVII y XVIII supusieron un lento proceso de despoblación y decaimiento para la ciudad no siendo hasta comienzos del S.XIX cuando comienza a resurgir gracias al primer ministro y valido del rey, D. Manuel Godoy, que se convierte en defensor de Sanlúcar, consiguiendo numerosos privilegios y beneficios para la ciudad, entre ellos el que el 12 de diciembre del año 1804 Sanlúcar de Barrameda fuera designada, por Real Orden, Capital de Provincia. Sin embargo, su rango de Capital de provincia duró hasta 1812, año en el que fue despojada de dicho privilegio entrando de nuevo en el olvido llegando, incluso a formar parte durante un año de la Provincia de Sevilla.

En la segunda mitad del siglo XIX Sanlúcar nuevamente comienza a tomar auge gracias a la llegada de los Duques de Montpesier los cuales instalan su palacio veraniego en la ciudad. La ciudad comienza a gozar de esplendor como ciudad de veraneo gracias a la afluencia de visitantes venidos desde toda la geografía española.

El turismo vacacional se traduce en la construcción de hoteles y chaléts suntuosos en las inmediaciones de la playa tan opulentos que Sanlúcar llegó a ser conocida como "la San Sebastián del Sur". De forma paralela al turismo también se empieza a desarrollar la agricultura y comienza la crianza a escala comercial de la manzanilla, una de las bases económicas de la ciudad.

En el siglo XX Sanlúcar vivió los mismos sobresaltos políticos que el resto de España, no sufriendo destrucciones durante la Guerra Civil. En 1973 Sanlúcar fue declarada Conjunto histórico-artístico.

Fuentes: Wikipedia y Ayuntamiento de Sanlúcar de Bda.


Ofertas de ultima hora

Castillo

Alonso Perez de Guzman

El Tesorillo